Tips para conseguir el mayor ahorro energético

Consejos para conseguir el mayor ahorro energético

En la sociedad moderna, donde el modelo de vida instaurado se ha levantado gracias al uso de un tipo de energía eficiente, que proviene de una fuente agotable de recursos naturales, se ha promovido la idea de consolidar el ahorro energético.

Esto parte de una cultura de consumo que ayuda a alargar su disponibilidad en el tiempo, sin embargo, aunque el impacto del ahorro energético, es positivo en cuanto a la conservación del ecosistema, también resulta una acción positiva cuando se trata de la economía familiar.

Casi todas las cosas y objetos que adquirimos, que observamos y usamos, requieren de la energía en sus distintas formas. Para producir esta energía, ganamos recursos y dinero. Es por ello, que la energía renovable es tan necesaria, que sumarse al ahorro cada vez es más importante.

Consejos para conseguir el mayor ahorro energético

Compra de electrodomésticos que ahorren energía

A la hora de adquirir un electrodoméstico es importante tener en cuenta, el nivel de consumo de energía. Para ello es fundamental revisar la etiqueta energética antes de hacer la compra, ya que, los que señalen que necesitan menos consumo de electricidad para funcionar son los indicados.

Los equipos que generan ahorro, están marcados con A+++, A++ y A+, en cambio, los de alto consumo, marcan A y C. Los electrodomésticos que más consumen energía son los de la calefacción. 

Por ejemplo, en el caso de las calderas, las de condensación constituyen una ventaja significativa respecto a otros aparatos, ya que el sistema de esta caldera permite un ahorro de gas que va de 25% a 30% y en general, consumo de una caldera de gas, es mucho menor que el un equipo de calefacción convencional.

Con respecto a la caldera de gas, se puede reducir mucho más el consumo de energía, si se instala un termostato programable, ya que este aparato registra la temperatura dentro de la casa, haciendo que la caldera se regule de acuerdo al grado de temperatura o pare, sin la climatización dentro de la casa es la ideal. Se recomienda programar el termostato entre 20-22º en verano y 22-25º en invierno.

Identificar y corregir el consumo “silencioso”

En este caso se trata de los derroches que se producen por algunas acciones no detectadas o no concientizadas, es decir, cuando dejamos un aparato en stand by, ya que, por regla general, los equipos suelen consumir energía mientras se encuentren enchufados a la electricidad.

Terminar con este tipo de derroche es sencillo, solo hay que desenchufar todos los equipos, cuando no se esté en uso. Un ejemplo de esto es el horno microondas, el televisor o el ordenador, que suelen quedar constantemente pegados a la toma de corriente. De forma individual se calcula que cada uno puede llegar a consumir 35 kWh al año.

Cuida la iluminación

La iluminación, también representa un gasto energético importante. Suele ser subestimada, sin embargo, puede llegar a ser una diferencia importante en la facturación de la electricidad.

En este caso, se recomienda aprovechar la luz del día, permitiendo la entrada a la casa a través de las ventanas, además, priorizar el uso de bombillos de bajo consumo energético, como las luces LED.

La iluminación puede ser complementada con la decoración interna, sobre todo en la organización de bombillas al momento de instalarse, de manera que durante el día, se pueda disminuir encender, en lo posible, las bombillas.

Considera el autoconsumo como una opción

Es posible que no puedas desconectarte completamente de la red del sistema eléctrico, sin embargo, generar las condiciones para sumarse al autoconsumo de energía, representaría un ahorro energético y financiero, significativo.

En la modalidad de autoconsumo aislado, solo se paga la instalación de paneles solares y/o mini-eólicos, al menos que sea de autoconsumo conectado a la red, ya que en este caso se paga un impuesto, que lo llaman “impuesto al sol”, en el que solo representa un cargo si el consumo supera el nivel de patencia que se tenía prevista en el contrato. El autoconsumo es una estrategia posible siempre y cuando la zona en la que se reside, posee las condiciones climáticas para ello.

 Suma hábitos en función del ahorro energético

Realizar mantenimiento a los electrodomésticos y aparatos que cumplan una función imprescindible en casa, al menos una vez cada 6 meses, es fundamental. Hay que garantizar un funcionamiento óptimo, de manera que no consuman más energía de la debida.

La plancha, por ejemplo, es uno de los electrodomésticos que mayor consumo energético registra, es por ello que se recomienda, planchar la ropa que se requiera, de una sola vez, es decir, no hacerlo de forma dispersa y en cualquier momento, sino que planificar el planchado una vez a la semana y la cantidad de ropa que lo necesite.

Adicionalmente, se recomienda dejar las prendas más sencillas para el final, de manera que se pueda apagar la plancha y usar el vapor de esta para concretar el planchado de estas.

Otro ejemplo de ahorro es cuando se esté cocinando en el horno, aprovecha el calor residual para terminar de cocinar los alimentos. Este es uno de los trucos más utilizados por las personas conscientes de la importancia del ahorro de energía. Si se estás cocinando un pollo o carne, apaga el horno al menos 5 minutos antes, el calor residual terminará de cocinar el alimento, mientras se ahorra en energía.

El ahorro energético es una manera de cuidar y colaborar en las pretensiones por un planeta más limpio, también, representa un ahorro en la economía del hogar.

Sin embargo, nuestra vivienda necesita que se cuide de manera total, es por ello que es fundamental contar con un seguro de vivienda principal, ya que nos da una garantía plena para abordar cualquier imprevisto, los cuales pueden estar relacionados con los servicios básicos, con la estructura física o con la seguridad de la misma.

¡Esperamos que nuestros tips para ahorrar energía te ayuden en tu día a día!