Tipos de calefacción para tu hogar

El precio de la energía ha empezado a aumentar notablemente en los últimos años y el gasto en calefacción se ha convertido en algunas zonas geográficas en un buen porcentaje de los ingresos de los hogares. Por ello, vamos a contarte a continuación las diferencias entre los distintos sistemas que puedes elegir.

Calefacción con gas natural

La gran ventaja de esta energía es que ofrece comodidad y no requiere que la almacenes (basta con disponer del servicio en tu vivienda). Considerando el precio del gas está considerada como uno de los sistemas con mejor relación calidad/precio, pues su proceso de calefacción es eficaz. Por lo tanto, si este servicio llega a tu hogar si puedes ahorrar sustituyendo la vieja caldera.

Calefacción con bomba de calor

Hay dos tipos muy diferentes de modelos entre las muchas marcas de bombas de calor. El modelo aire-agua y el modelo aire-aire. La distinción entre estos dos formatos está en la manera en que se transmite el calor.

La energía aerotérmica (aire-agua) es un sistema ecológico y considerablemente económico. Su principio de funcionamiento es sencillo: la bomba absorbe el calor contenido en el aire exterior y lo hace circular por su circuito suministrando calor al agua de los radiadores. Este sistema es también eficaz y puede suponer un ahorro de hasta un 60% en comparación con una vieja caldera. Su dificultad está en que la instalación suele ser costosa.

La bomba de calor aire-aire también extrae aire del exterior. Esta convierte el aire frío en aire caliente y lo esparce dentro de la casa. Dispone de una ventaja adicional y es que en verano puede ser útil para refrescar el interior del hogar. Esta puede calentar de manera fácil y rápida una habitación, sin embargo, la transferencia de calor no es del todo óptima ni, por tanto, su rendimiento.

Calefacción con energía solar

El sol es una fuente de calor natural, ecológica y “no se gasta”. ¿Puede haber una mejor?. La respuesta sería que no si no fuera porque la instalación de este sistema es sumamente costosa, estando en duda su plazo de amortización. Se trata, además, de un sistema que ha estado fuertemente subvencionado por políticas en diferentes países, de ahí que su viabilidad esté siempre en el aire.

Diésel

Si el gas sube de precio, el petróleo no se queda atrás, por lo que este sistema debe ser elegido como último recurso. Sin embargo, el fuel proporciona calor de manera rápida y homogénea, siendo un sistema óptimo para grandes superficies.

Calefacción con leña.

En determinadas zonas, esta suele ser la energía más barata del mercado, pues la madera se encuentra en varios formatos: troncos, pellets o astillas. La clave está en que el suministro varía según la ubicación, y por ello será complicado que este sea tu sistema si vives en una gran ciudad o núcleo poblacional similar. No obstante, este combustible también requiere de un lugar de almacenamiento.

Aunque muchas personas atribuyen este carburante a la clásica chimenea, también puede ser usado para calentar una caldera o una estufa, si bien, efectivamente, es en combustión directa como más se usa.

En este sentido cabe mencionar las estufas de pellets, las cuales están diseñadas para calentar zonas no muy grandes o como complemento de otro sistema más potente. Es un sistema económico (a pesar de que su precio de compra puede estar por encima de los 600€), programable y elegante para cualquier salón, con una buena relación calidad – precio.

Calefactores eléctricos

La inversión inicial (el precio de compra) es muy bajo, por lo que es un sistema muy recomendado. En cualquier caso, debes tener cuidado porque tienden a consumir mucha energía, por lo que debes de asegurarte de que disponen la etiqueta energética A+++.

Sin embargo, su gran ventaja radica en la multitud de modelos y formatos que hay: más grandes y potentes, fijos de pared o calefactores silenciosos y portátiles para dormir. Es el sistema de calefacción más adaptable a las necesidades de tu hogar, emitiendo un calor rápido y perfectamente regulado.

En este sentido cabe mencionar los calefactores del fabricante Cecotec que gracias a su amplia gama de equipos cubre cualquier necesidad, viéndose complementados también por sus radiadores Cecotec, más potentes e igual de versátiles.